Mundo Digital  - 

¿Está el dinero en efectivo en peligro de extinción?

Durante el confinamiento la retirada de dinero en cajeros sufrió en España una caída superior al 60%, dato que reabre el debate sobre la posible desaparición del cash.

Redactado por
(0) Escribir comentario

Las cifras no engañan: durante la cuarentena los países más afectados de Europa registraron caídas superiores al 50% en la retirada de dinero en efectivo en cajeros. Así lo confirma el análisis realizado por el banco móvil alemán N26, entidad financiera online que cuenta en España con más de 300.000 clientes. Es un dato revelador y paradójico, pues el uso de los cajeros fue una de las pocas libertades que mantuvieron los ciudadanos al salir de sus casas. El informe asegura que en nuestro país la retirada de efectivo registró un descenso del 68% durante el mes de marzo, unos números que superan a los de Italia (54%), Francia (56%) y Alemania (54%).

Y es que, desde la llegada del COVID-19 a Europa, el miedo al contagio a través de las monedas y los billetes se ha disparado. Tanto que durante estos meses se han tomado medidas extraordinarias para reducir su uso al máximo . Así, algo tan sencillo como pagar el autobús con un par de monedas no fue posible en la Comunidad de Madrid durante varias semanas. Además, la mayoría de los comercios que permanecieron abiertos flexibilizaron el pago con tarjeta sin exigir un mínimo, como es habitual.

Este contexto tan atípico que ha modificado por accidente las costumbres de los consumidores ha reabierto un viejo debate: ¿Corre el dinero en efectivo peligro de desaparición? Por los indicios que encontramos, a corto o medio plazo en España podemos asegurar que no, aunque hay algunos países que avanzan a pasos agigantados hacia ese hipotético escenario. En China, cuna del COVID-19, el Gobierno llegó a tomar una decisión tan radical como la destrucción de algunas monedas y billetes. Además, es una de las naciones del mundo en las que se registran más pagos cotidianos a través del teléfono móvil.

Pero si hay un país con una estrategia planificada y estudiada con detalle para erradicar el uso de efectivo, ese es Suecia. El propio banco central del estado, Riksbank, se encuentra inmerso desde hace dos años en un programa que busca implantar el E-Krona. Hablamos de la que sería primera criptomoneda emitida por un banco nacional europeo para eliminar por completo el dinero físico. Así, las cifras de pago en efectivo en Suecia rondan apenas el 15%, la más baja de toda Europa. Además, muchos establecimientos comerciales rechazan ya este método de pago.

El proyecto del E-Krona parece tan avanzado que algunos expertos apuntan a que en el año 2023 podría convertirse en la primera nación del mundo que elimina de su economía el dinero en efectivo. Carlos Sánchez Mato, responsable de Ciencias Económicas de la Universidad Complutense de Madrid, no coincide con esa corriente: «me parece una quimera fechar en 2023 la erradicación del efectivo en todo un país. La brecha tecnológica que existe con muchas personas de edad avanzada o que no viven en grandes ciudades lo hace inviable».

dinero en efectivo en peligro de extinción
Dinero en efectivo en peligro de extinción
La mayoría de los comercios que permanecieron abiertos flexibilizaron el pago con tarjeta sin exigir un mínimo, como es habitual.

El «atraso secular» español

Mientras, un estudio que en el año 2016 realizó el propio Banco Central Europeo sobre el uso del dinero, reveló que España (junto a Grecia, Malta y Chipre) era uno de los países del continente con mayor porcentaje de pagos con billetes y monedas. Un dato que se corrobora en la gráfica elaborada por Statista –prestigioso portal alemán de Estadística y Estudios de Mercado– sobre la cantidad de pagos realizados en cash respecto al total en los países más influyentes del mundo en el año 2018.

«Tenemos un atraso secular evidente y en su día con la llegada de las tarjetas de crédito y débito ya fuimos una de las naciones que más tardó en asimilar su uso. Las limitaciones tecnológicas también representan un inconveniente, ya que en muchos lugares de la España vaciada no es tan sencillo pagar con medios electrónicos o no todas las personas disponen de un teléfono móvil», asegura el economista.

Pero las preferencias sobre la manera de realizar nuestros pagos no es solo una cuestión cultural, sino también generacional. Así, otro estudio realizado por el BBVA asegura que en el año 2018 los ciudadanos menores de 25 años realizaron cuatro de cada cinco transacciones con tarjeta, unas cifras que distan de las que ofrecen otros grupos de más edad. «Para que se elimine el efectivo por completo se necesita una alternativa a la que toda la población, sin excepciones, tenga acceso; no una grandísima mayoría», comenta Sánchez Mato. Y prosigue con su discurso: «Mi opinión es que habrá un periodo largo de convivencia de ambos medios (efectivo y móvil/tarjeta) pero en breve asistiremos a una canibalización de un método».

A la par, el economista nos confiesa que necesitaremos al menos toda una generación para ver la desaparición total del dinero en efectivo, y nos deja su opinión personal sobre un acontecimiento que marcará el fin de una etapa: «Yo defiendo esa tendencia a realizar cada vez menos transacciones con billetes porque digitalizar la economía es una de las herramientas más potentes para luchar contra el fraude fiscal y un verdadero estímulo para la propia Agencia Tributaria. Pero insisto, creo que ese proceso todavía va para largo y el coronavirus solo le ha dado un empujón más, pero ni mucho menos va a ser la causa”, sentencia.

COMENTAR ESTA NOTICIA

Desde Espacio Pymes no disponemos de un servicio gratuito de asesoramiento, por lo que su comentario solo podrá ser respondido por otros lectores.

Si necesita una respuesta profesional, le recomendamos realice su pregunta desde el siguiente [enlace] desde donde podrá establecer un contacto privado con un abogado.

Muchas gracias.

Enviar comentario