Fiscal  - 

¿Cuál es la diferencia entre el NIF y el CIF?

Muchas personas siguen pensando que las siglas CIF y NIF tienen significados muy diferentes. Sin embargo, las cosas cambiaron desde la modificación de la legislación en 2008. En este artículo te mostraremos qué significa cada una de ellas para que, tanto si eres autónomo como empresa, no tengas ninguna duda.

Redactado por
(0) Escribir comentario

CIF y NIF, ¿Qué diferencia hay?

El acrónimo CIF (Código de Identificación Fiscal) se utilizaba para identificar a las personas jurídicas, tanto si eran empresas como fundaciones. Sin embargo, con la entrada en vigor del Real Decreto 1065/2007 del 27 de julio dejó de existir.

Por su parte, el NIF (Número de Identificación Fiscal) se utilizaba solo para las personas físicas o autónomos.
Desde el año 2008, año en el que entró en vigor dicho Real Decreto, se produjo una unificación y, hasta el día de hoy, se utiliza el NIF como número de identificación tanto para las personas físicas como jurídicas.
Pese a la desaparición del CIF, muchas empresas y personas siguen utilizando las siglas, lo que puede originar situaciones confusas y errores.

¿Para qué sirve el NIF?

El NIF es el número que identifica tanto a la persona física como jurídica a la hora de realizar cualquier
trámite u operación. La empresa y cualquier autónomo están obligados a reflejar el NIF en todas las facturas y en cualquier documento que justifique estas operaciones. Sin embargo, no será necesario en otro tipo de trámites u operaciones, como las aportaciones del plan de pensiones o las operaciones de seguros.

El NIF de las personas jurídicas

A diferencia del NIF de las personas físicas, el de las jurídicas debe solicitarse en la Agencia Estatal de
la Administración Tributaria.
Pese a que, como hemos dicho, el NIF lo utilizan tanto las personas jurídicas como para las físicas, sus
caracteres y composición de números y letras varían.

El NIF de una empresa está formado por 9 caracteres: 8 dígitos (habitualmente números) y 1 letra.
• La letra se sitúa en primer lugar. Hace referencia tanto a la nacionalidad de la entidad como a la forma jurídica que ha adoptado. Existen un total de 17 variantes de letras donde, por ejemplo, a las Sociedades Anónimas les corresponde la letra A y a las Sociedades Cooperativas la F.
• A la letra le siguen 7 dígitos. Los 2 primeros indican la provincia y los 5 restantes se asignan dependiendo del momento en el que se ha producido la inscripción en el Registro Mercantil.
• Por último, al último dígito se le conoce como dígito de control y puede ser tanto una letra como un número.

El NIF de las personas físicas

En el caso de las personas físicas o trabajadores autónomos, el NIF coincidirá con el número del DNI (Documento Nacional de Identidad). Como ya sabrás, está compuesto por 8 números y una letra final.
En este caso, la letra actúa de dígito de control.
La asignación de los números del DNI y, por tanto, del NIF de las personas físicas, depende únicamente
de los números que tenga disponibles la comisaría donde lo vayas a obtener.

Diferencias entre NIF y DNI
Si hablamos de personas físicas o autónomos, no existirían diferencias entre el NIF y el DNI. Ambos se utilizan indistintamente y constituyen el mismo número. Tanto el NIF como el DNI, en este caso, serían el mismo documento y se podría obtener en cualquier comisaría del territorio español.

 

CIF y NIF
Diferencia entre el CIF y NIF

¿Es posible conocer el NIF de un persona física o jurídica?

El NIF de una empresa o autónomo no es secreto. De hecho, es muy común pedirlo a la propia
persona jurídica o física a la hora de, por ejemplo, realizar facturas. Sin embargo, al ser una información que debe ser accesible, la podrás encontrar en algunas webs, donde suele ir acompañada con el nombre de la empresa y su domicilio fiscal.

Los comentarios están cerrados.