Fiscal  - 

CAPEX: qué es este indicador y por qué es importante para tu negocio

El CAPEX (Capital Expenditure) hace referencia al gasto de capital de una empresa y es un elemento muy importante que tiene una gran repercusión en cualquier negocio. En este artículo te contamos todo lo que tienes que saber sobre este indicador para que lo puedas entender y utilizar a tu favor.

Redactado por
(0) Escribir comentario

¿Qué es CAPEX?

El CAPEX o gasto de capital de una organización es la inversión que una empresa realiza en bienes de equipo que le generan beneficios. Dependiendo de la finalidad encontramos dos tipos de CAPEX:

  • CAPEX de expansión : cuando se invierte en adquirir nuevos activos fijos. Este gasto de capital está, por tanto, orientado a aumentar la capacidad productiva de la empresa.
  • CAPEX de mantenimiento : cuando se invierte en aumentar el valor de activos que ya se tienen. En este caso, el gasto de capital pretende mantener la capacidad productiva y que esta no baje.

A modo de ejemplo, un CAPEX podría ser la compra de nuevos ordenadores o la mejora de la flota de camiones de reparto para que estos sean más eficientes.

¿Por qué es importante el CAPEX?

El CAPEX es un valor importante porque nos indica en qué ciclo vital se encuentra una empresa en un momento determinado.

En los inicios de un negocio, el CAPEX suele ser alto, ya que se empieza a invertir mucho en bienes de equipo para que se puedan comenzar a desarrollar las actividades profesionales. Incluso, si una empresa crece de forma muy rápida, el CAPEX puede llegar a ser mayor que las depreciaciones del activo fijo.

En contraposición, si el CAPEX es menor o igual al valor de las depreciaciones, es un síntoma de que el negocio se está descapitalizando y puede caer en declive.

No obstante, para lo que verdaderamente sirve el CAPEX es a la hora de realizar presupuestos y de analizar las necesidades de inversión y financiación que tiene el negocio .

¿Cómo calcularlo?

Calcular el gasto de capital no es una terea difícil. Para obtenerlo basta con sumar las amortizaciones y el incremento del valor del activo no corriente.

No obstante, a la hora de hacer presupuestos o analizar las necesidades de financiación e inversión, lo interesante es hacer una predicción del CAPEX, pues el CAPEX se puede predecir.

Lo más común es utilizar un modelo econométrico de regresión en el que el gasto de capital se explique gracia a determinadas variables. Si hacemos esto, podremos estimar la inversión que necesitamos como empresa para poder hacernos cargo de los proyectos que tenemos.

Existen otras posibilidades para conseguir este objetivo, pues también se pueden utilizar modelos que estimen la probabilidad que hay de alcanzar un determinado gasto de capital según ciertas condiciones. Por último, también hay modelos más simplificados, como los basados en múltiplos de la cifra de negocios.

capex
Capex

La parte negativa de este indicador

Hay que tener en cuenta que el CAPEX puede no ser el indicador adecuado cuando la empresa está pasando por periodos de descapitalización o capitalización transitorios .

Por ejemplo, si un negocio ha decidido invertir mucho en un momento determinado porque quiere renovar parte de su equipo técnico, el gasto de capital será elevado pese a que no se encuentra en una fase inicial o de rápido crecimiento.

Es por ello que, en estos casos no recomendamos utilizar el gasto de capital como indicador.

Además, hay que tener en cuenta que los negocios dedicados al sector servicios no suelen tener un CAPEX elevado, ya que no son tan intensivos respecto al capital. Y este CAPEX bajo no significa que no estén creciendo.

En definitiva, el CAPEX es un indicador muy útil, pero hay que saber cuándo utilizarlo y analizarlo, poniendo siempre en contexto otros factores.

Los comentarios están cerrados.