Fiscal  - 

¿Qué es el EBITDA y cómo se calcula?

EBITDA se refiere al resultado de una empresa antes de aplicar los intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones.

Redactado por
(0) Escribir comentario

El EBITDA es una palabra formada por las iniciales de las palabras anglosajonas: Earnings Before Interest, Taxes, Depreciation and Amortization). Y se refiere al resultado de una empresa antes de aplicar los intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones.

Con esta medida utilizada a nivel internacional, es posible conocer si una empresa tiene capacidad para generar beneficios.

El EBITDA refleja el beneficio bruto de explotación, y muestra los resultados de un proyecto dejando a un lado los aspectos financieros o fiscales. Pero este cálculo no es suficiente para determinar la rentabilidad o no de un proyecto, por eso es necesario utilizarlo con otros indicadores (EBIT, EBITA).

A la hora de elaborar la cuenta de pérdidas y ganancias del Plan General Contable se corresponde con el resultado de explotación menos las correcciones valorativas por el deterioro de los activos y las amortizaciones.

Pasos para calcular el EBITDA

Para calcular el EBITDA hay que partir del resultado final de explotación de la empresa, sin incluir los gastos por intereses ni impuestos . Tampoco habría que incorporar las depreciaciones o las amortizaciones aplicadas a la empresa.

De este modo nos queda el resultado con la verdadera fuerza de la empresa.

EBITDA = Resultado - (intereses + impuestos + depreciación + amortización)

¿Y por qué no se incluyen estos elementos?

En muchas ocasiones, es complicado realizar el cálculo de las amortizaciones, o de las provisiones, porque son gastos difíciles de comprobar. Además, estos gastos no implican una salida de efectivo, por tanto, si lo que queremos es aproximarnos lo más cerca posible a la realidad del negocio, es acertado tomar los gastos del negocio que se van a pagar, ya que estos son reales.

¿Sirve el EBITDA para conocer la verdadera situación financiera de una empresa?

Puede ocurrir que una empresa tenga un EBITDA positivo en el ejercicio analizado, pero que la situación económica del negocio sea negativa, y esto ocurre porque al igual que otras herramientas contables que se utilizan en la gestión de una empresa, como el resultado de la explotación, el margen bruto o incluso el resultado operativo, nos ofrecen resultados parciales.

Por eso aunque el resultado del análisis del EBITDA y de todos sus componentes tiene una importancia reconocida internacionalmente, no se debe olvidar el análisis del resto de partidas integrantes de la cuenta de resultados.

ebitda
ebitda

Por eso, desde Espacio Pymes te recomendamos tener en cuenta el análisis de:

  • Las políticas de amortización y la correcta aplicación de tasas de depreciación de los activos fijos.
  • Las provisiones que otorga la empresa para riesgos y gastos.
  • El Impuesto sobre Sociedades.
  • Las subvenciones, tanto a la explotación o subvenciones de capital.
  • Los flujos derivados de las operaciones de financiación.
  • O las diferencias negativas y positivas de cambio.

Los comentarios están cerrados.