Fiscal  - 

Más control sobre las pérdidas a compensar de las empresas en Sociedades

La Agencia Tributaria pondrá en marcha este año un plan de comprobación de aquellos contribuyentes que en sus declaraciones del Impuesto sobre Sociedades presentan reiteradamente bases imponibles negativas pendientes de compensar en el futuro.

Redactado por
(0) Escribir comentario

La Agencia Tributaria pondrá en marcha en 2020 un plan especial de comprobación de contribuyentes que en sus declaraciones del Impuesto sobre Sociedades vienen consignando reiteradamente bases imponibles negativas pendientes de compensar en el futuro, por la necesidad de verificar con intensidad la corrección de estos saldos a la vista de su incremento a lo largo de los años y del riesgo que ello implica de minoración indebida de tributación en ejercicios futuros.

Este plan incluye la comprobación de bases imponibles negativas ya aplicadas, pero muy especialmente la revisión de aquellas que están pendientes de compensación en años siguientes. El objetivo de la AEAT es verificar la existencia, exactitud y origen de los saldos negativos, teniendo en cuenta que estos saldos pueden en el futuro ser compensados por las empresas que los generaron o por otras que continúen su actividad.

Control de no declarantes

Por otra parte, en el presente año está prevista un aumento del control de los contribuyentes no declarantes, tanto en lo referente al IRPF, anticipando los controles gracias a las fuentes de información interna e internacional, como en Sociedades e IVA gracias a la depuración censal.

Grandes empresas y patrimonios

Respecto a las multinacionales, grandes empresas y grupos fiscales, se pondrá especial atención a los nuevos modelos de negocio altamente digitalizados, y se llevará a cabo la puesta en práctica de un nuevo sistema automatizado de análisis de riesgos en el ámbito de la fiscalidad internacional basado en la información disponible sobre operaciones vinculadas (intragrupo) con la que actualmente cuenta la Agencia como consecuencia de los intercambios automáticos de ciertas rentas y la información derivada del Informe País por País en la OCDE.

En relación con el control de los grandes patrimonios, se volverá a ampliar el número de contribuyentes propuestos para inspección, enfocando nuevamente la selección a supuestos que presenten importantes rasgos de opacidad o deslocalización, y contando con la coordinación de la Unidad Central de Coordinación del Control de Patrimonios Relevantes, que también realizará actuaciones de investigación directa, así como la propuesta, impulso y seguimiento de nuevas líneas de selección de contribuyentes.

pérdidas a compensar
Control en el Impuesto sobre Sociedades de las pérdidas a compensar
Se comenzarán a ceder datos fiscales a los contribuyentes con la finalidad de facilitar la presentación de las declaraciones y favorecer el cumplimiento voluntario.

Buenas prácticas tributarias

Además desde la AEAT se dará un mayor impulso al uso de las Buenas prácticas tributarias, por esto la Agencia Tributaria, a través del Foro de Grandes Empresas, ha iniciado un proceso para transformar la tradicional posición de confrontación entre la Administración y las empresas en una relación de cooperación para adoptar soluciones conjuntas.

Cuando en 2015 se aprobó un anexo al Código de Buenas Prácticas Tributarias se hizo con la intención de impulsar este nuevo modelo de relación. Las empresas deberían presentar un " Informe de transparencia " gracias al cual se permite conocer de manera temprana la política fiscal y de gestión de riesgos fiscales de la empresa, con ello se busca una mayor seguridad jurídica y reducción de la conflictividad, impulsando también la existencia de un nuevo modelo de control.

Los informes de transparencia se presentan anualmente, dentro de un plazo orientativo que va desde el día siguiente a la aprobación de las cuentas anuales hasta tres meses después de la terminación del plazo de presentación de la autoliquidación del Impuesto sobre Sociedades.

Cambios para las PYMES

Desde ahora las Pequeñas y medianas empresas obligadas a presentar el Impuesto sobre Sociedades se verán afectadas por la nueva estrategia en los siguientes aspectos:

Las empresas deberán ceder sus datos fiscales y la AEAT tratará de facilitarles el cumplimiento voluntario a través de borradores como el de la Renta.
Cuando concurran factores de riesgo adicionales se realizarán visitas a los establecimientos en los que se desarrollan estas actividades, y se mejorará la información del conocimiento sectorial con difusión sistemática de información estadística, y con el envío de cartas en casos de desviaciones significativas.

Se llevará a cabo un análisis conjunto entre el socio y la sociedad cuando se trate de sociedades con un alto componente personal o familiar con el propósito de someter a un adecuado control a los contribuyentes con patrimonios relevantes.

Se trabajará junto a las organizaciones representativas del colectivo sobre las alternativas en la normalización de obligaciones formales, los suministros de información a la Administración Tributaria y el control de los medios de pago aprovechando la evolución tecnológica.

Se pondrá la atención en el software de ocultación de ventas y en la difusión de un código de buenas prácticas acordado con las organizaciones representativas del colectivo.

COMENTAR ESTA NOTICIA

Desde Espacio Pymes no disponemos de un servicio gratuito de asesoramiento, por lo que su comentario solo podrá ser respondido por otros lectores.

Si necesita una respuesta profesional, le recomendamos realice su pregunta desde el siguiente [enlace] desde donde podrá establecer un contacto privado con un abogado.

Muchas gracias.

Enviar comentario