Laboral  - 

Los nuevos contratos de trabajo tras los próximos cambios en la reforma laboral

Del plan de recuperación enviado a Bruselas, destacamos la intención del Ministerio de Trabajo de crear tres modelos de contrato de trabajo para abordar una revolución en el mercado laboral español.

Redactado por
(0) Escribir comentario

Desde el Ministerio de Trabajo con Yolanda Díaz al frente, se ha enviado a Bruselas el Plan de Recuperación con el que se pretende impulsar la productividad y el crecimiento a largo plazo del mercado laboral español. Para ello, se quiere hacer ajustes en la reforma laboral en diferentes aspectos, entre los que destacan los actuales modelos de contratación.

Con estos cambios, se quiere alinear el mercado laboral español con los más avanzados de nuestro entorno, y reducir la precariedad y las brechas sociales.

Tres nuevos modelos de contratación

El Plan presentado a Europa plantea unas reformas cuyo objetivo es reducir la temporalidad, el desempleo estructural y el desempleo juvenil hasta llegar a la media europea. Para alcanzar este objetivo se va a establecer tres tipos de contratos:

  • Un contrato estable (indefinido) para el conjunto de las actividades. Este será el contrato generalizado.
  • El contrato temporal será una excepción, y se establecerán de una manera detallada las causas que lo justifiquen.
  • El tercer contrato será de formación para la inserción de los nuevos trabajadores en el mercado laboral.

Con la simplificación de los contratos de trabajo (estable, temporal y de formación/prácticas), se quiere promover mayor estabilidad en el empleo, y para ello, la reforma quiere asegurar que los contratos temporales respondan realmente a la naturaleza del trabajo y no a otros intereses económicos.

También se prevé la creación de un mecanismo permanente para la formación y recualificación de trabajadores en procesos de ajuste empresarial, tanto de carácter transitorio cuando las caídas de demanda sean significativas, como en aquellos ajustes estructurales por procesos de reconversión sectorial que exijan la adaptación de los trabajadores o la transición hacia otro tipo de trabajos o sectores.

¿Qué cambios habrá en los ERTEs?

El mecanismo de los ERTE, que fue una de las medidas más importantes de la reforma laboral de 2012 cuando al frente del Ministerio estaba Fátima Báñez, ha permitido que las empresas pudieran acudir a mecanismos de flexibilidad interna, y a pesar de todas las críticas que recibió en su momento, se ha demostrado que es un mecanismo exitoso durante la crisis del COVID-19.

En el propio informe se aportan datos sobre su validez: Los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo han permitido cubrir a más de 3, 6 millones de trabajadores en el momento álgido de la pandemia, y a 4, 2 millones en total hasta la fecha, y a más de 500.000 empresas, proporcionando un instrumento ágil para la segunda y tercera ola y para la reincorporación de los trabajadores y la reactivación de las empresas al ir eliminándose las restricciones.

El informe termina recordando que a finales de marzo de 2021, más de 2, 8 millones de trabajadores ya han salido de ERTE lo que supone un 80% del total.

Por lo tanto, este mecanismo se mantendrá con algunos cambios. Los nuevos ERTEs no se van a financiar a través de las cotizaciones sociales, sino con los excedentes que se obtengan de las cuotas al desempleo de los trabajadores en momentos de bonanza económica, pero este mecanismo de compensación aún está pendiente del acuerdo en la mesa de negociación con los Agente Sociales.

 

 

 

 

 

nuevos contratos de trabajo
Nuevos contratos de trabajo

Alternativas al despido y a la alta temporalidad

El plan presentado en Bruselas incluye la creación de nuevos instrumentos de flexibilidad interna alternativos al despido y la alta temporalidad, mediante dos mecanismos:

  • Por un lado el ajuste del tiempo de trabajo ante caídas de la demanda cíclicas o extraordinarias.
  • Por otro, el de acompañamiento de procesos estructurales de transición en sectores en reconversión.

Además, se pretende la garantía de un trabajo digno mediante una regulación adecuada del teletrabajo, la modernización de los mecanismos de negociación colectiva, y cambios en las leyes laborales de los repartidores de plataformas digitales y las subcontratas, .

Además, se quiere digitalizar los sistemas de gestión para poder aplicar la inteligencia artificial para que los trabajadores y los empleadores puedan encontrar lo que necesitan con mayor facilidad.

Los comentarios están cerrados.